Actinomicosis pulmonar, una enfermedad escasa

Pulmonary actinomycosis, a rare disease

Contenido principal del artículo

Leidy Daniela Guarín Acevedo
Lizeth Lara Báez
Yardany Rafael Méndez Fandiño

Resumen

INTRODUCCIÓN: la actinomicosis es una enfermedad crónica poco común, causada principalmente por actinomicetos anaerobios grampositivos conocidos como Actinomyces israelii. Normalmente habitan en la orofaringe, el tracto gastrointestinal y el genitourinario, por lo cual pueden llegar a aislarse en el 12-52 % de los individuos sanos. En este caso, se presenta un paciente con actinomicosis pulmonar.


DESCRIPCIÓN DEL CASO: se trata de un paciente masculino de 81 años con antecedentes de masa pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y tabaquismo; el paciente es reconsultante por cuadros clínicos consistente con alzas térmicas no cuantificadas, tos con expectoración verde y movilización de secreciones, y disnea de medianos esfuerzos. Durante las hospitalizaciones se le realizaron estudios de tomografía por emisión de positrones/tomografía computarizada (PET/CT) y una biopsia guiada por tomografía, que evidenciaron lesiones hipermetabólicas y colonias de Actinomyces con granulomas no necrotizantes, respectivamente, hallazgos compatibles con el cuadro clínico descrito. Por esta razón, se le diagnostica neumonía crónica granulomatosa no necrotizante, con numerosas colonias de Actinomyces, y se inicia el tratamiento con amoxicilina durante 6 meses.


DISCUSIÓN: a menudo, la sintomatología de un paciente con actinomicosis se confunde con una neoplasia o tuberculosis, debido a que el diagnóstico es difícil de establecer, ya que inicialmente presenta sintomatología e imágenes inespecíficas. El diagnóstico se establece en muchas ocasiones después de haber agotado un importante número de pruebas complementarias, incluyendo la biopsia pulmonar.

Palabras clave:

Detalles del artículo

Referencias (VER)

Wong VK, Turmezei TD, Weston VC. Actinomycosis.BMJ.2011;343:d6099. doi:10.1136/bmj.d6099

Arenas R. Actinomicosis. En: Micología Médica Ilustrada. 5.a ed. México D. F: McGraw-Hill; 2014. p. 303-305.

Bouillouda F, Le Clechb G. Actinomicosis ceervicofacial.EMC-Otorrinolaringología. 2010;39(4): 1-5. doi: 10.1016/S1632-3475(10)57838-X.

Mabeza GF, Macfarlane J. Pulmonary actinomycosis. Eur Respir J. 2003;21:545-551. doi: 10.1183/09031936.03.00089103.

Dalhoff K, Wallner S, Finck C, Gatermann S, Wiessmann KJ.Endobronchial actinomycosis. Eur Respir J. 1994;7:1189–91.doi: 10.1183/09031936.94.07061189.

Llombart M, Chiner E, Signes-Costa J, Arriero JM, Gómez-Merino E, Andreu A, et al. Actinomicosis torácica: una vieja entidad con nuevas expresiones clínicas. An. Med. Interna.2005;22(3):28-33.

Brown JR. Human actinomycosis: a study of 181 subjects. Human Pathol. 1973;4:319-330. doi:10.1016/s0046-8177(73)80097-8.

Drake DP, Holt RJ. Childhood actinomycosis. Report of 3recent cases. Arch Dis Child. 1976 Dec;51(12):979-81. doi:10.1136/adc.51.12.979.

Gómez M, Ray C, Allenspach L, Kvale P. EndobronchialActinomycosis Associated With a Foreign Body. Journal of Bronchology. 2005;12(1):54-55. doi: 10.1097/01.labora- tory.0000149182.39322.71.

Bouza Y, Jam BC, Tartabull Y. Actinomicosis pulmonar. Presentación de un caso. Medisur. 2015;13(6):795-9.

Ramírez F, Barrera EC, Méndez RY. Actinomicosis pulmonar, Una enfermedad olvidada. Acta Med Colomb.2010;35(3):132-134.

Flores A, Parrilla I, Urdes E, Quintana V, Gutiérrez V. et al.Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Actinomicosis en el adulto. México D. F.: IMSS, CENETEC; 2010:7. Disponible en: http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/480_GPC_Actinomicosis/GE_ACTINO-MICOSIS.pdf.

Citado por